Ley federal de armas de fuego y explosivos

Publicado en Contenidos > Contenido Institucional > Leyes y reglamentos > Ley federal de armas de fuego y explosivos

22 de marzo del 2008

 

 

LEY FEDERAL DE ARMAS DE FUEGO Y EXPLOSIVOS

 

TEXTO VIGENTE

(Ultima Reforma
aplicada 23/01/2004)

Nueva Ley publicada en el
Diario Oficial de la Federación el 11 de enero de 1972

 

Artículo 7

La posesión de toda arma de fuego deberá manifestarse a la Secretaría de
la Defensa Nacional,
para el efecto de su inscripción en el Registro Federal de Armas.

 

Artículo 8

No se permitirá la posesión ni portación de las armas prohibidas por la
Ley ni de las reservadas para el uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza
Aérea, salvo los casos de excepción señalados en esta Ley.

 

Artículo 9

Pueden poseerse o portarse, en los términos y con las limitaciones
establecidas por esta Ley, armas de las características siguientes:

I.- Pistolas de funcionamiento semi-automático de calibre no superior al
.380 (9mm.), quedando exceptuadas las pistolas calibres .38 Súper y .38
Comando, y también en calibres 9
mm… las Mausser, Luger, Parabellum y Comando, así como
los modelos similares del mismo calibre de las exceptuadas, de otras marcas.

II.- Revólveres en calibres no superiores al .38 Especial, quedando
exceptuado el calibre .357 Magnum.

Los ejidatarios, comuneros y jornaleros del campo, fuera de las zonas
urbanas, podrán poseer y portar con la sola manifestación, un arma de las ya
mencionadas, o un rifle de calibre .22, o una escopeta de cualquier calibre,
excepto de las de cañón de longitud inferior a 635 mm. (25), y las de
calibre superior al 12 (.729 ó 18. 5
mm.).

IV.- Las que integren colecciones de armas, en los términos de los
artículos 21 y 22.

 

(Artículo 21)

Las personas físicas o morales, públicas o privadas, podrán poseer
colecciones o museos de armas antiguas o modernas, o de ambas, previo el
permiso correspondiente de la Secretaría de la Defensa Nacional.

 

(Artículo 22)

Los particulares que tengan colecciones de armas, deberán solicitar
autorización para la adquisición y posesión de nuevas armas destinadas al
enriquecimiento de la colección o del museo, e inscribirlas. 

También podrán poseer, con los mismos requisitos, armas de las
prohibidas por esta Ley, cuando tengan valor o significado cultural,
científico, artístico o histórico.

 

Artículo 10

Las armas que podrán autorizarse a los deportistas de tiro o cacería,
para poseer en su domicilio y portar con licencia, son las siguientes:

I.- Pistolas, revólveres y rifles calibre .22, de fuego circular.

II.- Pistolas de calibre .38 con fines de tiro olímpico o de
competencia.

III.- Escopetas en todos sus calibres y modelos, excepto las de cañón de
longitud inferior a 635 mm.
(25), y las de calibre superior al 12 (.729 ó 18. 5 mm.).

IV.- Escopetas de 3 cañones en los calibres autorizados en la fracción
anterior, con un cañón para cartuchos metálicos de distinto calibre.

V.- Rifles de alto poder, de repetición o de funcionamiento
semi-automático, no convertibles en automáticos, con la

excepción de carabinas calibre, 30, fusil, mosquetones y carabinas
calibre .223, 7 y 7. 62 mm.
y fusiles Garand calibre .30.

VI.- Rifles de alto poder de calibres superiores a los señalados en el
inciso anterior, con permiso especial para su empleo en el extranjero, en
cacería de piezas mayores no existentes en la fauna nacional.

( A las personas que
practiquen el deporte de la charrería podrá autorizárseles revólveres de mayor
calibre que el de los señalados en el artículo 9o. de ésta Ley, únicamente como
complemento del atuendo charro, debiendo llevarlos

descargados.)

 

Artículo 10 Bis

La posesión de cartuchos correspondientes a las armas que pueden
poseerse o portarse se limitará a las cantidades que se establecen en el
artículo 50 de esta Ley, por cada arma manifestada en el Registro Federal de
Armas.

 

(Artículo 50)

Los comerciantes únicamente podrán vender a particulares:

a).- Hasta 500 cartuchos calibre 22.

b).- Hasta 1,000 cartuchos para escopeta o de otros que se carguen con
munición, nuevos o recargados, aunque sean de diferentes calibres.

c).- Hasta 5
kilogramos de pólvora deportiva para recargar, enlatada
o en cuñetes, y 1,000 piezas de cada uno de los elementos constitutivos de
cartuchos para escopeta, o 100 balas o elementos constitutivos para cartuchos
de las otras armas permitidas.

d).- Hasta 200 cartuchos como máximo, para las otras armas permitidas.

El Reglamento de esta Ley, señalará los plazos para efectuar nuevas
ventas a una misma persona.

 

Artículo 14

El extravío, robo, destrucción, aseguramiento o decomiso de un arma que
se posea o se porte, debe hacerse del conocimiento de la Secretaría de la Defensa Nacional,
en los términos y por los conductos que establezca el Reglamento de esta Ley.

 

CAPITULO II

Posesión de armas en el domicilio

 

Artículo 15

En el domicilio se podrán poseer armas para la seguridad y defensa
legítima de sus moradores. Su posesión impone el deber de manifestarlas a la
Secretaría de la
Defensa Nacional, para su registro.

Por cada arma se extenderá constancia de su registro.

 

Artículo 16

Para los efectos del control de la posesión de armas, las personas
físicas deben manifestar, un único domicilio de residencia permanente para sí y
sus familiares.

 

Artículo 17

Toda persona que adquiera una o más armas, está obligada a manifestarlo
a la Secretaría de la
Defensa Nacional en un plazo de treinta días. La
manifestación se hará por escrito, indicando, marca, calibre, modelo y matrícula
si la tuviera.

 

Artículo 19

La Secretaría de la
Defensa Nacional tendrá la facultad de determinar en cada
caso, qué armas para tiro o cacería de las señaladas en el artículo 10, por sus
características, pueden poseerse, así como las dotaciones de municiones
correspondientes. Respecto a las armas de cacería, se requerirá previamente la
opinión de las Secretarías de Estado u

Organismos que tengan injerencia.

Las solicitudes de autorización se harán directamente o por conducto del
Club o Asociación

 

Artículo 23

Las armas que formen parte de una colección podrán enajenarse como tal,
o por unidades, en los términos de las disposiciones de esta Ley y previo el
permiso escrito de la Secretaría de la Defensa Nacional
y demás autoridades

competentes.

 

CAPITULO III

Casos, condiciones, requisitos y lugares para la portación de armas

 

Artículo 24

Para portar armas se requiere la licencia respectiva.

 

Artículo 26

También podrán expedirse licencias particulares, por una o varias armas,
para actividades deportivas, de tiro o cacería, sólo si los interesados son
miembros de algún club o asociación registrados y cumplan con los requisitos
señalados en los primeros cinco incisos de esta fracción. (a continuación se
mencionan)

 

I. En el caso de personas físicas:

A. Tener un modo honesto de vivir;

B. Haber cumplido, los obligados, con el Servicio Militar Nacional;

C. No tener impedimento físico o mental para el manejo de las armas;

D. No haber sido condenado por delito cometido con el empleo de armas;

E. No consumir drogas, enervantes o psicotrópicos.

 

Artículo 31

Las licencias de portación de armas podrán cancelarse, sin perjuicio de
aplicar las sanciones que procedan, en los siguientes casos:

I.- Cuando sus poseedores hagan mal uso de las armas o de las licencias;

II.- Cuando sus poseedores alteren las licencias;

III.- Cuando se usen las armas fuera de los lugares autorizados;

IV.- Cuando se porte un arma distinta a la que ampara la licencia;

V.- Cuando el arma amparada por la licencia se modifique en sus
características originales;

VIII.- Cuando sus poseedores cambien de domicilio sin manifestarlo a la
Secretaría de la
Defensa Nacional;

 

Artículo 34

En las licencias de portación de armas se harán constar los límites
territoriales en que tengan validez. En el caso de que éstas sean para
vigilantes de recintos o determinadas zonas, se precisarán en ellas las áreas
en que sean válidas.

 

Artículo 35

Las licencias autorizan exclusivamente la portación del arma señalada
por la persona a cuyo nombre sea expedida.

 

Artículo 53

La compra-venta, donación o permuta de armas, municiones y explosivos
entre particulares, requerirá permiso extraordinario.

 

CAPITULO III

De la importación y exportación

 

Artículo 59

Las importaciones y exportaciones temporales de armas y municiones de
turistas cinegéticos y deportistas de tiro, deberán estar amparadas por el
permiso extraordinario correspondiente, en el que se señalen las condiciones
que se deban cumplir de acuerdo con el Reglamento de esta Ley.

 

Artículo 75

En los casos de adjudicación judicial o administrativa de armas, objetos
y materiales a que se refiere esta Ley, el adjudicatario, dentro de los quince
días siguientes, deberá solicitar el permiso correspondiente para disponer de
los mismos, indicando el destino que pretenda darles.

 

TITULO CUARTO

Sanciones

 

CAPITULO UNICO

Artículo 77

Serán sancionados con diez a cien días multa:

I. Quienes posean armas sin haber hecho la manifestación de las mismas a
la Secretaría de la
Defensa Nacional;

II. Quienes posean armas, cartuchos o municiones en lugar no autorizado;

III. Quienes infrinjan lo dispuesto en el artículo 36 de esta Ley. En
este caso, además de la sanción, se asegurará el arma, y

IV. Quienes posean cartuchos en cantidades superiores a las que se
refiere el artículo 50 de esta Ley.

Para efectos de la imposición de las sanciones administrativas a que se
refiere este artículo, se turnará el caso al conocimiento de la autoridad
administrativa local a la que competa el castigo de las infracciones de
policía.

 

(Artículo 36)

Queda prohibido a los particulares asistir armados a manifestaciones y
celebraciones públicas, a asambleas deliberativas, a juntas en que se
controviertan intereses, a cualquier reunión que, por sus fines, haga
previsible la aparición de tendencias opuestas y, en general, a cualquier acto
cuyos resultados puedan ser obtenidos por la amenaza o

el uso de las armas; se exceptúan los desfiles y las reuniones con fines
deportivos de charrería, tiro o cacería.

 

Artículo 78

La Secretaría de la
Defensa Nacional, así como las demás autoridades federales,
estatales, del Distrito Federal o municipales que desempeñen funciones de
seguridad, recogerán las armas, previa expedición obligatoria del recibo
correspondiente, a todas aquellas personas que las porten sin licencia, sin
llevar ésta consigo, o a quienes teniéndola, hayan hecho mal uso de las armas.

El arma recogida por no llevar el interesado la licencia, será devuelta
previo pago de diez días multa y la exhibición de la licencia. El plazo
para exhibir la licencia será de quince días.

 

Artículo 82

Se impondrá de uno a seis años de prisión y de cien a quinientos días
multa, a quienes transmitan la propiedad de un arma sin el permiso
correspondiente.

 

TRANSITORIOS

Artículo Sexto

Toda persona que posea una o más armas en su domicilio, está obligada a
manifestarlo a la Secretaría de la Defensa Nacional, en un plazo de noventa días a
partir de la fecha de la vigencia de esta Ley.

 

México, D. F., a 29 de
diciembre de 1971.